BIENVENIDOS
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ficha de Jill Denvers
Vie Jun 10, 2011 10:24 am por Jill Denvers

» #. Registra tu habitacion
Vie Jun 10, 2011 9:51 am por Jill Denvers

» #. Registra tu Raza
Vie Jun 10, 2011 9:47 am por Jill Denvers

» #. Registra tu Avatar
Vie Jun 10, 2011 9:43 am por Jill Denvers

» #. Pide tu celular
Vie Jun 10, 2011 9:29 am por Jill Denvers

» Defying Gravity ~ Afiliacion Normal
Mar Mayo 24, 2011 2:59 pm por Invitado

» /contemos hasta el infinito!!/
Dom Mayo 22, 2011 8:42 pm por Vanessa A. Hudgens

» Home..!sweet Home!(Zanessa)
Sáb Mayo 21, 2011 10:09 pm por Vanessa A. Hudgens

» Y yo que buscaba tranquilidad... (Nina)
Dom Mayo 15, 2011 11:30 pm por Paul Wesley

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 19 el Dom Abr 24, 2011 3:55 pm.

Another Fallen Angel Story#

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Another Fallen Angel Story#

Mensaje por Nina Dobrev el Sáb Abr 16, 2011 3:02 pm

Another Fallen Angel Story

Se que pueden no creer en las historias de personas fuera de lo normal, y con eso me refiero a seres un poco sobrenaturales. Se que algunos creen en los ángeles pero… ¿Creen que estos pueden cometer cosas malas y ser expulsados del cielo? Pues si, el ser todo poderoso en el cual creemos siempre hace justicia pero, a veces se pasa de duro con algunas personas.
En especial con los humanos pero… ¿Y los ángeles? Dirán… ¿Qué con ellos? Algunos piensan que son todos buenos, que nos cuidan y si así es…hasta que por algo totalmente desconocido por nosotros, cambian y son expulsados por nuestro señor todo poderoso, a que vaguen por la tierra, ya que no son merecedores de disfrutar el cielo.
Estos seres molestos con su ser supremo y por los demás ángeles que les traicionaron, ya que no los defendieron. Generalmente odian a los humanos, ángeles y todo ser bueno que pueda existir sobre la faz de la tierra (o no).

Pero pasemos a una historia en particular, una historia que no debió ser como resultó ser, pero nadie puede juzgar, solo él, quien nos vigila de arriba.
La historia pertenece a Christopher, un joven que murió a los 20 años de edad, pero contemos todo, para que se enteren mejor que pasó.


Christopher Daniel Johansson, nacido en el año 1991. Fue el primer hijo de aquel matrimonio, el cual comenzaba pero que su noviazgo había llegado a durar 15 años. La felicidad, la ilusión rondaba la casa cuando Christopher recorría los pasillos. Sus padres siempre le dieron lo que él pedía, pero cuidando de que no se mal críe claro está. Ellos eran unos padres amorosos, protectores pero que de vez en cuando dejaban que el niño descubra las hermosas cosas que el mundo tenía para ofrecerle.
Se preguntarán ¿es él hijo único? No, no lo es. A la corta edad de 4 años, se enteró de que su madre estaba embarazada, cosa que lo hizo saltar de emoción todos aquellos nueve meses. LE hacía dibujos a su adorable madre, le regalaba flores y todas esas cosas que los niños suelen regalarle a una madre cuando se es niño, tan puro e inocente. Esos nueve meses los pasó junto a sus padres, cada mañana, tarde y noche, hablaban, jugaban y reían juntos de todo, hablando de que su hermana sería su chica favorita luego de su madre, de que la cuidaría con su vida y todas esas hermosas frases salían de un simple niño de 4 años y medio.
Ya cuando tenía 5 años, su madre ingresó al hospital con trabajo de parto, y esa misma noche dio a luz a una niña, a la cual llamaron Kathleen. Como Christopher prometió, cuidó de su hermana siempre, no dejaba que nada malo le pasara, estaba ahí cuando ella lo necesitaba. Era el mejor hermano que se pudiera pedir. Ella y él, él y ella, eran un equipo inseparable, solamente ellos dos sabían cada paso que el otro daba y más que hermanos eran mejores amigos.

Así fueron creciendo, y por más raro que parezca ellos nunca se separaron, siempre seguían siendo de la misma forma de la que eran cuando eran chicos, aunque claro…aquella inocencia desaparecía poco a poco, pero menos era la parte que desaparecía de Kathleen.
Pero no estoy aquí para contar sobre Kathleen, sino sobre Christopher, así que prosigamos con la historia.
Pronto Christopher cumpliría 20 años, sus sueños de entrar a la Universidad estaban latentes, tenía muchas emociones, planes, expectativas sobre todo lo que ocurriría en aquel lugar. Pero eso nunca concluyó, nunca pudo realizar aquellos sueños que tenía programados. El día de su cumpleaños transcurrió normal, le regalaron un auto, cosa que lo puso por demás feliz, parecía un niño con juguete nuevo y recordó cuando tenía 5 años y sus padres le regalaron un auto de juguete, solo que ahora…el auto era de verdad.

Al día siguiente, tenía que hacer algunas compras, y decidió ir en su auto nuevo, invitó a su hermana y se pusieron en marcha hacia el supermercado. Pero a la vuelta, un accidente ocurrió…al parecer algo se cruzaba en el camino de Christopher, pero este al no saber que hacer, atinó a girar el volante, lo que ocasionó que el auto se saliera de la carretera chocando contra un poste de cemento que sostenía una luz. Él, murió en el mismo instante en que el auto colisionó contra el poste pero en cambio su hermana, fue trasladada al hospital más cercano para ser asistida, pero media hora después, dejaba de existir en el mundo.

Desde entonces, se ha estado culpando de la muerte de su hermana, ya que el que iba manejando era él, el que pudo haber echo otra cosa en vez de girar el volante era él, pero fue lo primero que atinó a hacer.
Su alma se elevó al celestial cielo, como un ángel, porque en su vida como humano siempre había sido bueno y eso, el que nos vigila de arriba lo valoró y tomó en cuenta. Siempre se preguntó porque tuvo que morir tan joven, porque no pudo haber vivido aunque sea un poco más para disfrutar de los pocos años que le quedaban a sus padres, pero no, se tuvo que morir su hermana y él, dejando a sus padres en un dolor angustioso hasta el fin de sus días.
¿Qué cruel es la injusticia no?

Ahí comenzó una nueva vida, una vida aún más buena de la que llevaba en la tierra, él quería ayudar a los humanos para que no hicieran cosas malas, para que en vez de tomar el mal camino tomen el bueno y verán que todo se les recompensa.
Christopher se ganó sus alas con arduo trabajo y estaba muy orgulloso de eso. Pero las cosa buenas no dejaban de pasarle, en el reino celestial también conoció a una hermosa chica de 18 años, con la cual compartió muchos momentos lindos. Él se enamoró de ella y ella de él y parecía que el amor no terminaría y duraría por el resto de su eternidad.
Christopher tuvo muchas misiones en la tierra y por cada una se le felicitaba y recompensaba ya que siempre eran satisfactorias pero nunca tuvo la misión de ser un ángel guardián, hasta que ese llamado tocó su puerta, pero nunca se imaginó todo lo que vendría después de ese pequeño llamado.
Ese día le informaron de que tendría que ir a la tierra, la misión que le darían era ser un ángel guardián de un chico, el cual tenía problemas con la droga y el alcohol. Su vida no era muy buena que digamos y tenían que mandar a uno de los mejores ángeles para que lo ayudara a salir del pozo en el que el chico estaba metido. Le dijeron el nombre de ese chico, pero Christopher se negó, no quería ir a la misión por el simple echo de que aquella persona que tendría que cuidar era una que lo odiaba, que había tratado de hacerle la vida imposible cuando él estaba vivo, pero nunca lo logró.
Este chico se llamaba Steven y tenía 22 años, la misma edad que Christopher tenía en el momento, ya que solo pasaron dos años de su muerte.
Le dijeron por segunda vez y Christopher se negó, no quería para nada tomar esa misión, pero volvió a pensarlo, él nunca había rechazado una misión y tal vez él podía ayudar a Steven a llevar una mejor calidad de vida, así que cuando le dijeron por tercera vez, aceptó.
Cuando lo volvió a ver se quedó asombrado por todo lo que hacía y como se manejaba en el mundo, realmente estaba peor desde la última vez que le vio.

Le quiso ayudar, y lo estaba logrando…estaba haciendo que Steven dejara de lado sus vicios pero hubo algo que lo cambió todo, hizo que cambiara la actitud que estaba teniendo Christopher de ayudarlo…en fin…cambió todo el entorno en el que estaban sumergidos.
Steven había abusado de su hermana menor una noche en una playa, cuando se suponía que esta se encontraba en una fiesta. Si, ahí estaba pero cuando se volvía, Christian la tomó por sorpresa y la violó. Su hermana nunca le dijo nada al respecto. Y Steven se burlaba de la hermana de Christopher, contaba con detalles como había sido esa noche y que le daba gracia que se hubiera muerto, porque así no le podría decir nada a la policía.

Cegado por el odio formulado en el momento, la rabia y la impotencia de no haber sabido nada, Christopher tomó cartas en el asunto y decidió matar a Steven, quiso hacer justicia por mano propia, nadie tocaba a su hermana y menos un patán como él. Minutos después se dio cuenta de lo que había echo, tomó conciencia de eso pero ya todo era demasiado tarde, no se podía volver el tiempo atrás y esto le cambiaría todo su existir.

Al volver al cielo, pude ver como lo miraban con desprecio pero mucho más con desilusión Nadie podía creer lo que había sucedido, que un ángel haya matado a un humano solamente por “despecho”. Su hermana no podía creerlo y él, estaba enojado con ella, no podía verla, hablarle, nada. Ese mismo día fue expulsado del cielo, por el mismo ser que lo invocó, por el mismo ser que decidió que sería un buen ángel pero ahora, estaña decidiendo que ya no era bueno, no podía tolerar una falta tan grave como la que Christopher había cometido. Por lo tanto volvió a la tierra convirtiéndose en un ángel oscuro, que no le importa nada ni nadie. Ese chico bueno que habitaba en él se iba desapareciendo poco a poco, pero trataba de ser bueno, al menos con las pocas personas que le agradaban, y digamos que no son muchas, se pueden contar con una sola mano.

Ahora que saben su historia…Les invito a que imaginen que pasaría si algún día ustedes se convierten en ángeles y cometen alguna falta grave. ¿Se atreverían dejar cegarse por el dolor y el odio? ¿Se condenarían a una vida eterna llena de rencor?

"No dejes que nada de ciegue, puede que cometas locuras"
avatar
Nina Dobrev
BadWizard
BadWizard

Mensajes : 417
Fecha de inscripción : 08/04/2011
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.